© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon

LA ADMINISTRACION PÚBLICA EN VENEZUELA: ANTECEDENTES, SU DIMENSION Y FUNCIONAMIENTO EN BASE A PRINCIPIOS DE LA NUEVA GESTION PÚBLICA MODERNA.

ESQUEMA

 

  1. Introducción.

  2. Marco conceptual sobre el concepto de administración pública.

  3. Antecedentes y evolución de la Administración Publica Venezolana, en los periodos democráticos desde el año 1958 hasta el año 2015.

  4. Administración Pública Venezolana: Marco Legal, Organización, Principios y Fundamentos de Funcionamiento.

  5. Análisis sobre el Nuevo Modelo de Gestión para la Administración Publica Venezolana  

  6. Conclusiones y recomendación

 

 

 

INTRODUCCION

 

 

El presente trabajo tiene como objetivo mostrar en forma general los antecedentes que han sustentado las reformas en la Administración Publica en la Venezuela Democrática desde 1958 hasta la actualidad. Donde sus objetivos fundamentales y declarados por la constitucionalidad que nos ha acompañado desde el derrocamiento de la dictadura militar,  ha sido la definición del Estado Nación, y el mejoramiento de su capacidad administrativa mediante la definición de una administración pública capaz de institucionalizar la gobernabilidad, y contar con los procesos administrativos para resolver de manera eficaz y eficiente los problemas que presenta la sociedad civil, en base al imperio de la ley.

 

Para poder obtener una perspectiva conceptual de la evolución de la administración Publica en Venezuela (APV) Describiremos en nuestro trabajo los antecedentes teóricos sobre el concepto de administración pública, una breve síntesis sobre los antecedentes históricos-políticos durante últimos 50 años de periodos democráticos (1958-2014) Dando como resultado a la luz de las teorías que conceptualizan lo que entendemos por administración o gestión pública moderna, los modelos o formas de gestión de la APV

 

Una vez conceptualizados los antecedentes sobre la evolución de la APV dedicaremos un apartado del trabajo para describir el marco conceptual, jurídico, la estructura actual del Estado, al igual que los principios y fundamentos de la organización la Administración Publica en Venezuela (APV).  También describiremos el análisis sobre el plan de incrementos de capacidad de gobierno, como política pública para la nueva administración publica en Venezuela, en el marco de la reforma del Estado.

 

Para finalizar el presente trabajo sobre la APV me gustaría plantear algunas conclusiones desde la perspectiva de la investigación teórica y el análisis sobre la observación de la realidad actual de la gestión de la APV hacia los ciudadanos como la población objetivo de su razón de ser.

 

II. MARCO CONCEPTUAL SOBRE EL CONCEPTO Y EVOLUCION DE LOS MODELOS DE GESTION DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA.

 

Hacer una aproximación teórica del concepto de Administración pública es un ejercicio académico interesante, dado que su etimología nos remonta a los términos latinos, donde por antonomasia definiría a la Administración Publica: como la directora de los órganos o instituciones que constituyen al Estado, y estarían subordinados a mostrar al pueblo, las acciones político-administrativas para alcanzar al bien común o colectivo.

 

Desde el punto de vista  jurídico,  la Administración Pública puede considerarse como el objeto de regulación por excelencia del derecho administrativo, en donde podemos enunciar dos significados esenciales: por una parte, con ella se identifica a un conjunto de órganos del Estado, o más propiamente de las personas jurídicas estatales que como sujetos de derecho actúan en el mundo de las relaciones jurídicas; y por la otra, con dicha noción se identifica también a un conjunto de actividades que resultan de la gestión del interés general (actividad administrativa) realizada generalmente por esos mismos órganos. Hay, por tanto, al menos un concepto orgánico y un concepto material de la Administración Pública; y ambos interesan al derecho administrativo.

 

Con una definición como esta, por supuesto, no cabe hacer intento alguno de adoptar un criterio único para definir el derecho administrativo. No se trata por tanto, ni de una definición orgánica, ni de una definición material, ni de una definición formal, pues no existe un criterio absoluto para definir el derecho administrativo ni su objeto: la Administración Pública. En este sentido, un gran estudioso del derecho administrativo venezolano destaca: “La definición de Administración Publica debe elaborarse con la mezcla de los diversos criterios, lo que además responde al contenido heterogéneo y mutable de la actividad administrativa del Estado” (Brewer Carias. 2004)

 

En base a la visión jurista sobre Administración Publica, y deteniéndome en las diferentes revisiones y reflexiones discutidas en nuestra catedra sobre Gobierno y Administración Pública, bajo la orientación de la profesora Blanca Olías de Lima (2014) nos plantea: “ La Administración Publica  sigue siendo hoy día la institución sobre la que descansa el poder del Estado, a través de la cual se hacen realidad los proyectos o el programa político del Gobierno, se implantan las distintas políticas y se prestan servicios a los ciudadanos. Este eminente y complejo papel se traduce en una organización múltiple y diversa que persigue una gran variedad de objetivos, utiliza instrumentos y recursos variados. La Administración General del Estado debe su perfil singular a la combinación de poder público y estructura técnica y profesional que la historia y las demandas del sistema político y social han ido moldeando”

 

Con esta visión amplia y más adaptada a nuestra acción como investigadores sociales, se hace necesario señalar que la Administración Pública no flota en el aire aislada sino interactúan con las demás instituciones del sistema político que constituyen el Estado Nación. Cuando mencionamos en este trabajo al Estado,  hago referencia a una forma de organización social soberana que tiene el poder administrativo y de regulación sobre un determinado territorio (ej. Venezuela, España, EEUU, Inglaterra o China) A su vez, cuando mencionamos anteriormente al Estado desde el punto de vista jurídico, lo entenderemos como “Estado de Derecho” se incluyen en él las organizaciones resultantes de la ley y la división de poderes que conocemos hoy día (Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y Ciudadano)

 

En resumen es necesario diferenciar entre el Estado y la Administración Pública. Si vemos al Estado como la suma de los órganos del poder público que deben estar subordinados a la voluntad de sus ciudadanos en búsqueda del bien común, entonces entenderemos la Administración Publica como el instrumento con que cuenta el Estado para administrar la voluntad de sus ciudadanos, mediante instituciones organizadas en función de las políticas de un Gobierno.

 

Una vez conceptualizados lo que entenderemos como Estado y Administración Publica (AP) en este trabajo, haremos una descripción breve sobre algunos conceptos que han marcado la evolución de la administración pública moderna en los últimos 80 años a nivel mundial. En líneas generales los cambios en las reglas de la política económica global, han impactado proporcionalmente las políticas y reformas de los Estados, y en consecuencia los modelos de gestión de la Administración Publica como ejecutor de las políticas públicas de los países occidentales. Encontraremos en la literatura una evolución de paradigmas administrativos que han definido el modelo administrativo de la administración pública global: Modelo Burocrático-Centralizado en la AP., Modelo Descentralizado y Gerencia Pública, Modelo de la Nueva Gerencia Publica y Participación Ciudadana. La revisión de los diferentes enfoques nos dará una visión teórica del objeto de estudio de nuestro trabajo, pudiendo conformar datos referenciales para conceptualizar la evolución de la APV sobre el análisis comparativo de las estructuras organizativas y ejecución de políticas públicas a nivel internacional.

 

En revisión de las diferentes teorías sobre el concepto de burocracia, la misma surgió de la teoría general de la administración hacia la década de 1940, cuando la teoría clásica y la teoría de las relaciones humanas luchaban entre sí por la conquista de espacio en la teoría administrativa, pero ya presentaban señales de obsolescencia para su época (Oszlak, O. 1999).

 

El modelo de administración tradicional se instituyó sobre los elementos de aquel “ideal burocrático” descripto por el sociólogo Max Weber que coloca a la organización burocrática como la mejor expresión de la racionalidad instrumental. Por su parte, lo estatal también está ligado a la presencia de reglas en tanto el objetivo del Estado Moderno ha sido siempre garantizar el orden y la seguridad pública a través de la promulgación de leyes abstractas generales.

 

En calidad de institución “la burocracia puede ser vista como un conjunto articulado de reglas y pautas de funcionamiento cuya finalidad es asegurar la continuidad, coherencia y relevancia de las políticas públicas por un lado, y prevenir la discrecionalidad del ejercicio del poder público por otro” (Parrado, Salvador. Colino, Cesar Y Olmeda, José A. 2013).

 

También debe entenderse a la burocracia estatal como un actor inmerso en relaciones de poder, que no es neutral ni un simple agregado institucional, sino que tiene intereses propios, y en su relación con su clientela, define tomas de posición y cursos de acción de la política (Ramio Matas. 2001)

 

En resumen y, a pesar de todas sus limitaciones y restricciones observadas por los diferentes autores, la burocracia es una de las mejores alternativas de organización para cualquier tipo de organismo de la Administración Publica, dado que se ajusta a su función natural de servir al Estado, dándole capacidad de procesar las políticas públicas de un gobierno particular. Es por este fin, que las burocracias por la dinámica clientelar de los diferentes momentos históricos y políticos después de la segunda guerra mundial hasta los principios de los años 70, sumado a la crisis económica de la época, entraron en un colapso de su acción institucional, generando un agotamiento del modelo burocrático a nivel mundial.

 

Esta visión del Estado sobredimensionado, poco eficiente e incapaz de manejar los mercados globales dejó en el mundo occidental la crisis del modelo de Estado keynesiano o burocrático-populista; originando un paradigma del Estado neoliberal. Este cambio radical implicó, un desafío para la administración pública a nivel mundial, obligándola a introducir mejoras en su funcionamiento aplicando los paradigmas de la gerencia privada en el manejo público “public management” (Olías de Lima, 2014)

 

Bajo esta óptica de crisis, los países del llamado primer mundo, iniciaron una serie de reformas del manejo público, donde las experiencias más relevantes y documentadas se ejecutaron en el Reino Unido (Financial Management Initiative And Next Steps) los exitosos programas de reforma administrativa cogestionados implantados en Nueva Zelanda en los años 90,  y las iniciativas estadales y federales instrumentadas en los Estados Unidos (entre las que se cuenta la National Performance Review) Estas políticas publicas reformitas hacia modelos de gerencia pública y adaptarlos a las nuevas exigencias de cambio organizativo bajo un enfoque moderno e innovador, lo cual va caracterizar este modelo administrativo.

 

En tal sentido, en el documento titulado: Ministerial Symposium on the future of Public Service” (OECD, 1997), se señala que los estímulos para la introducción y el desarrollo de las intervenciones que redefinen el papel de los gobiernos y de las administraciones públicas han sido, entre otros, las presiones presupuestarias, las dificultades para responder de manera efectiva a las demandas de los usuarios, la ineficacia de los programas, las exigencias de competitividad internacional y la internacionalización de muchos problemas que anteriormente eran materia específica de algunos gobiernos. Asimismo, el citado documento destaca que entre las principales áreas a ser atendidas están:

  • Reglamentación y simplificación de actividades administrativas (reducción del Estado)

  • Descentralización de funciones desde los gobiernos centrales hacia las unidades organizativas de base (Gobiernos Regionales y/o Locales)

  • Evaluación del rendimiento y utilización de mecanismos tipo mercado (Benchmarking y outsourcing) por ejemplo redimensionamiento de las organizaciones públicas, incorporando mecanismos de control y rendición de cuentas a los ciudadanos (accountability),

  • Introducción de estándares explícitos de calidad en los servicios públicos (productos) y el contenido ético en los procesos.

Se promovió la sustitución de la administración pública por la aplicación de la gerencia pública como paradigma que venía a solucionar los problemas de organización y funcionamiento del Estado, como si se tratara de estructuras de producción privada lo que ha constituido un abordaje limitado del asunto.

 

La aplicación de esta receta de la OCDE por parte de los países del primer orden mundial, y la visión de corte neoliberal del organismos multilaterales (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo), los cuales ejercieron influencia en los distintos países de América Latina agobiados por la deudas externas, crisis políticas y sociales, donde se les exigió cumplir con la aplicación del llamado Consenso de Washington ( Williamson. 2003) el cual contenía las siguientes medidas: 1) disciplina fiscal; 2) priorización del gasto público en áreas de alto retorno económico; 3) reforma tributaria; 4) tasas positivas de interés fijadas por el mercado; 5) tipos de cambio competitivos y liberalización financiera; 6) políticas comerciales liberales; 7) apertura a la inversión extranjera; 8) privatizaciones; 9) desregulación amplia; 10) protección a la propiedad privada.

 

En este orden de ideas, y siguiendo las críticas sobre el modelo de gerencialismo público - como paradigma de las recetas neoliberales para administrar la cosa pública - en los diferentes debates, propuestas y análisis sobre todo en los países miembros de la OCDE, así como en diversas publicaciones y congresos dedicados a la discusión del tema de la administración pública nos encontramos con el término de Nueva Gerencia Pública (new public administration- NPA-NGP) lo que si llegan autores a señalar es que el concepto de nueva gerencia  pública estaría orientado a una propuesta del manejo de lo público más cercano a las necesidades de orden económico y social de mayor ajuste o flexibilidad estructural (Descentralización) así como a lo interno de la administración mediante de la modernización de la gestión pública y la rendición de cuentas a los ciudadanos siendo estos elementos los más resaltantes de la Nueva Gerencia  Pública de acuerdo a lo planteado por (Ormond y Löffler: 1999)

 

Un ejemplo es el debate sobre el papel del Estado, al respecto señala en el Banco Mundial (2000): “... a finales de los 90 asistimos a un nuevo planteamiento: la necesidad de reconstruir el Estado para el desarrollo. De hecho, así (‘reconstruyendo el Estado’) iba a llamarse inicialmente el informe del Banco Mundial para 1997, adoptando finalmente el título ‘El Estado en un Mundo en Transformación”.

 

El mencionado informe del Banco Mundial revela la necesidad de una participación más activa del Estado, en tanto se evidencia que el programa de ajuste en su primera generación de reformas – consenso de Washington - había aumentado los índices de pobreza de la población latinoamericana. Esto visualiza, para el BM, el divorcio en la primera generación de reformas entre lo económico y lo social. La estrategia central para lograr la reconstrucción del Estado frente el siglo XXI sería “aumentar la capacidad del Estado mediante la revitalización de las instituciones públicas. Ello comprende los siguientes elementos: establecer normas y controles eficaces para poner fin a las medidas estatales arbitrarias y luchar contra la corrupción arraigada; exponer a las instituciones estatales a una competencia mayor a fin de incrementar su eficiencia; mejorar el desempeño de las instituciones estatales mediante el aumento de las remuneraciones e incentivos, y hacer que el sector estatal responda más eficazmente a las necesidades de la población, cerrando la brecha entre gobierno y pueblo mediante una mayor participación y descentralización” (Banco Mundial, 1997).

 

Estas propuestas fueron ratificadas en el llamado Consenso de Santiago donde se replanteó que, dentro del entorno político y económico estable de América Latina de cara al siglo XXI, existe la madurez suficiente para promover un nuevo conjunto de reformas institucionales en educación, finanzas, justicia y administración pública para dar continuidad al proceso de modernización de la gestión pública como modelo integrador entre la sociedad civil y sus gobernantes.

 

Esta fórmula antes mencionada: Sociedad Civil + Gobernantes maduros políticamente = Buen Gobierno. Ha dado argumentos a los diferentes organismos multilaterales (BM, FMI, PNUD, BID) que aquéllas acciones que garanticen un buen funcionamiento en el acceso y manejo de recursos del Estado, asociado a la capacidad de mantener la estabilidad económica, política y social sin afectar los mercados, eso impulsa la Gobernanza. Como alternativa a la Gobernanza desde la perspectiva de América Latina se ha planteado el término “Buen Gobierno”, asociado a dos cuestiones a la dimensión económica y social de la gestión pública (SELA, 2004)

En el enfoque del Buen Gobierno desde la perspectiva latinoamericana, se rescata la posibilidad que la sociedad de decidir sobre situaciones que les son de su interés local. Veamos como el SELA (2004) expresa tal situación “En efecto la sociedad civil es la que puede impulsar al gobierno en sus estrategias mediante el consenso indispensable a la estabilidad democrática” es necesario que la sociedad en sus distintos ámbitos y niveles conozca sus opciones y las consecuencias de determinadas acciones políticas, sociales o económicas, y sobre todo que pueda decidir si tales consecuencias son deseables o no”.

 

Ya para cerrar nuestra conceptualización del buen gobierno o Gobernanza y su relación con la administración pública, partimos del principio fundamental de la participación de la sociedad organizada, y donde por mandato las instituciones que conforman el Estado y la AP deben estar abiertos al control ciudadano, con la finalidad de construir los lazos de confianza en sus órganos de gobierno, y así, poder de manera cívica y democrática manifestar la aceptación de la gestión pública ejecutada por sus gobernantes, sin distinciones ni limitaciones en de diseñar agendas sobre las problemáticas y posibles soluciones que a la sociedad civil les interesa y tener las posibilidad real de hacer llegar tales agendas al Gobierno para su implementación y posterior control social.

 

III. ANTECEDENTES Y EVOLUCIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA VENEZOLANA, EN LOS PERIODOS DEMOCRÁTICOS DESDE EL AÑO 1958 HASTA EL AÑO 2015.

 

En base a la revisión de las diferentes definiciones sobre los modelos de gestión aplicados en la Administración Publica moderna a nivel mundial, este apartado del presente trabajo tiene como objetivo describir de manera precisa la evolución de la administración Publica en Venezuela (APV)  en los últimos 50 años de periodos democráticos. En este sentido, y sobre el análisis de la organización y gestión administrativa, y la agenda política del momento histórico se identifican los siguientes modelos de APV:

 

3.1. Modelo de Administración Pública: Burocrático– Centralizado – Clientelar (1958-1989)

 

3.2. Modelo de Administración Pública: Descentralizado y Moderno (1990-1998)

 

3.3 Modelo de Administración Publica: Descentralizado y Participación Ciudadana “Revolución Democrática” (1999 – 2012)

 

3.4. Modelo de Administración Publica: Autocrático – Desconcentrado – Populista (2013 – Actual)

 

 

 

3.1 Modelo de Administración Pública: Burocrático – Centralizado - Clientelar (periodo: 1958-1989)

 

Este modelo se fundamentó sobre el gasto público y creó un “Estado de Bienestar”, o Estado Proveedor (benefactor) de una gran cantidad de beneficios socio-económicos financiados por la renta petrolera. Ahora bien, este Estado concibió una administración pública con las siguientes características:

 

Burocracia Administrativa: se creó un amplio aparato público estrechamente vinculado a la economía; se destaca la constitución de numerosas empresas públicas ( CVFA, CANTV, CVG, FERROMINERA, EDELCA, CADAFE, BAUXILUM, CVP) adicional al aparato público de tipo social que respondió a las políticas benefactoras en torno a la vivienda, salud, seguridad social, educación ( IVSS,  INAVI, IPASME, IPSFA, INN, INC, INTC, INVIC ) y a su vez contribuiría a aumentar la demanda de bienes y servicios necesarios para la producción y acumulación de capitales.

 

Gestión Administrativa: el criterio de dirección es básicamente la eficacia - cumplimiento de los propósitos y objetivos - la racionalización de los recursos públicos no era prioridad para la administración. Alto nivel de Centralismo en las tomas de decisiones administrativas en el gobierno central. Desconcentración administrativa en Organismos y Empresas del Estado.

 

Agenda política para la AP: La mediación partidista y de ciertos sectores económicos: Los partidos políticos fueron los elementos medulares entre la sociedad y el Estado, creando incluso, en palabras de algunos autores (Ochoa, Haydee, Córdova, Edgar y Leal Gleccy. 2000) un sistema de administración particular paralelo a la administración formal. Los partidos políticos mediadores eran aquellos con reales posibilidades de poder, los mismos que integraron el sistema bipartidista de las organizaciones políticas: Acción Democrática y Copei

 

 

3.2. Modelo de Administración Publica basado en la modernización y descentralización del Estado, (periodo: 1990-1998)

 

Como respuesta a la crisis del modelo Burocrático populista en Venezuela, y producto de los cambios en la economía mundial, la respuesta o solución fue la construcción de un “Estado Moderno descentralizado”, sobre la base de la eficiencia, concepto que caracteriza a la  teoría de gerencia pública, es así entonces como se inserta el modelo tecnocrático en el proyecto para la reforma del Estado en Venezuela que se inicia formalmente desde 1991, se trata de la adecuación ( reducción) del Estado venezolano y de su aparato administrativo a las nuevas corrientes del pensamiento gerencial y económico mundial, bajo las siguientes características:

 

Burocracia Administrativa: El modelo se expresa mediante diversas formas de privatización que se concentraron en el otorgamiento de concesiones públicas, “outsourcing” o externalización para la operación de diversas actividades administrativas, técnicas y sociales. Se creó una doble institucionalidad, por una parte diversas formas jurídicas, Asociaciones Estratégicas “Joint Venture”, Servicios Autónomos e Institutos Autónomos, y por el otro lado una institucionalidad social agrupada por  la sociedad civil organizada  que conformaron un tercer sector sobre todo el campo de competencias sociales, donde la población asumió ciertas actividades que correspondían al Estado.

 

Gestión Administrativa: Se basó en la eficiencia institucional bajo una visión empresarial de las funciones del Estado para el mejoramiento sustancial en la prestación de ciertos servicios sociales y el desarrollo de las infraestructuras asociadas a la economía productiva.

 

Agenda política para la AP: Se impulsa la Descentralización administrativa en la elección directa de los Representantes para los Gobiernos Regionales y Locales, así como sus órganos legislativos y Judiciales. Se Incorpora los movimientos progresista de izquierda y regionales a la vida política nacional.

 

 

3.3. Modelo de Administración Publica Descentralizado y Participación Ciudadana “Revolución Democrática” (1999 – 2012)

 

 A pesar de los grandes esfuerzos de modernizar y adaptar la administración pública venezolana basada en gestión de calidad y centrada en objetivos en los años 90, no fue hasta finales de esa época, que nos topamos con la idea de una Administración Pública participativa como parte de una “revolución democrática” para lograr el equilibrio político y transformar las estructuras que median entre el Estado y la ciudadanía. Tal propuesta equivaldría a la ruptura con el modelo burocrático clientelar que regía en parte de los entes del Estado, que pesar de haber logrado modernizar gran parte de la administración, todavía viciaba el aparato público. En este sentido, el modelo se conformó de la siguiente manera:

 

Burocracia Administrativa: la reforma del Estado se basa en la transformación de las instituciones públicas en un sistema abierto y flexible orientado a la transparencia donde el secreto sea la excepción y no la regla, y estimular estrategias orientadas hacia una mayor participación ciudadana en los procesos decisorios de la administración. Se fortalece la descentralización de la Administración Pública, cada nivel, nacional, regional y municipal definiendo su rol como rector, promotor y regulador del desarrollo, así como la relación que debe haber entre cada uno de esos niveles en razón del buen funcionamiento de la administración como un todo.

 

Gestión Administrativa: impulsar la simplificación administrativa a través de: desburocratización por medio de una política coherente y sostenida de reconversión de personal, basada en política de recursos humanos modernas, automatización de procesos y  búsqueda permanente de la eficacia y eficiencia en la AP a través de la mejora continua.

 

Agenda política de la AP: Se impulsa la reforma constitucional mediante el consenso político y participación de la sociedad civil organizada, mediante la convocatoria del poder constituyente para transformar el Estado.  Se incentiva la participación ciudadana a través de los consejos comunales y comités locales de planificación.

 

3.4. Modelo de Administración Pública Autocrático – Desconcentrado – Populista (2013 – Actual)

 

A raíz de la falta absoluta del presidente reelecto Hugo Chávez Frías (1998-2012) se realizó un proceso de sucesión política para la Presidencia de la Republica, a través de elecciones directas. En este sentido, obtiene la victoria el candidato designado por el expresidente Chávez. La visión del Nuevo Presidente sobre la administración pública es ajustarla al Plan de la Patria 2013-2019, eliminar los trámites burocráticos, lucha contra la corrupción y garantizar la continuidad administrativa de las misiones sociales, en base a la renta petrolera. En base a las características descritas en los anteriores modelos, este periodo se puede caracterizar de la siguiente manera:

 

Burocracia Administrativa: Se redimensiona la AP de 20 se incrementa a 28 ministerios y 119 viceministerios, además se incrementan los órganos superiores del Estado de 3 a 10, con la finalidad de profundizar el cambio del modelo político – económico existente denominado “Socialismo del Siglo XXI” Se impulsa el poder comunal como estructura político-administrativa.

 

Gestión Administrativa: impulsan la simplificación administrativa a través de un sistema único de trámites para la AP Nacional, Regional y Municipal. Se mantienen los procesos de modernización en las empresas e institutos autónomos del Estado. La Administración Publica Nacional desconcentra las competencias de forma selectiva.

 

Agenda política de la AP: Se impulsa la reforma del Ejecutivo Nacional (AP) a través de Ley Habilitante aprobada por la AN. Se crean nuevas misiones sociales. Se inicia “Guerra contra la corrupción” apoyándose en la participación ciudadana a través de los consejos comunales y comités anticorrupción en la AP.  Se cuestiona algunos procesos de desconcentración y descentralización de competencias hacia las Gobernaciones, Alcaldías y poder comunal.  Se cuestiona el modelo de relaciones entre la empresa privada nacional y la AP.

 

 

IV. ADMINISTRACIÓN PÚBLICA VENEZOLANA: MARCO LEGAL, ORGANIZACIÓN, PRINCIPIOS Y FUNDAMENTOS DE FUNCIONAMIENTO.

 

Como la mayoría de los países occidentales, y a raíz de la reforma del Estado planteada en la nueva constitución de la Republica aprobada por votación de los ciudadanos en el año 1999, se crean una serie de disposiciones legales para modernizar y adaptar la APV con principios y fundamentos para su organización en base a los conceptos de la nueva gestión pública, y con la firme convicción del concepto del buen gobierno.

En este sentido, solo enunciaremos los títulos de las referidas leyes, las cuales dan la estructura legal, orgánica y administrativa a la APV:

  • CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA 1999 (CRBV)

  • Ley Orgánica de la Administración Pública (LOAP, Octubre 2001)

  • Ley Orgánica de Administración Financiera del Sector Público (LOAFSP, Sep. 2000)

  • Ley Orgánica de Planificación (LOP, Diciembre 2001)

  • Ley Orgánica del Sistema de Seguridad Social (Diciembre 2002)

  • Ley Contra la Corrupción (Abril 2003)

  • Constituciones de los Estados Federales.

  • Ley Orgánica del Poder Público Municipal.

  • Ley del Estatuto de la Función Pública (Septiembre 2002)

  • Sistema de Remuneraciones de las Funcionarias y Funcionarios de la Administración Publica Nacional

  • Sistema de Remuneraciones de las Obreras y Obreros de la Administración Publica Nacional

  • Código de Ética para el Funcionario Público (Agosto 1997)

  • Ley Orgánica de Emolumentos, Pensiones y Jubilaciones de los Altos Funcionarios y Altas Funcionarias del Poder Público ( Enero 2011)

  • Decreto con Rango y Fuerza de Ley Sobre Simplificación de Trámites Administrativos (1999,2004,2008,2010,2014)

 

En base a los principios constitucionales y marco legal, se ha elaborado el siguiente esquema para visualizar la distribución vertical o territorial (Poder Municipal, Poder Estadal y Poder Nacional); y en su distribución horizontal el Poder Público Nacional (Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral), así como los órganos de participación y control ciudadano en la APV (Consejos estatales y locales de planificación y las asambleas de ciudadanos)

 

 

 

 

 

PRINCIPIOS DE FUNCIONAMIENTO

  • Legalidad.

  • Honestidad.

  • Participación.

  • Celeridad.

  • Eficacia.

  • Eficiencia

  • Transparencia.

  • Rendición de cuentas.

  • Servicio de los Particulares.

  • Responsabilidad en el ejercicio de la función pública.

  • Responsabilidad patrimonial del Estado

 

PRINCIPIOS DE ORGANIZACION

  • Finalidad y delimitación de sus competencias o atribuciones.

  • Jerarquía.

  • Previsión Financiera.

  • Sujeción a los planes, objetivos y metas.

  • Simplicidad administrativa.

  • Eficacia.

  • Publicidad e información general (Internet).

  • Cooperación.

  • Coordinación.

  • Lealtad Institucional.

  • Privatización.

 

 

V. ANÁLISIS SOBRE EL NUEVO MODELO DE GESTIÓN PARA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA VENEZOLANA.

 

En base a la revisión teórica, legal e histórico-política sobre la evolución de la Administración Publica en Venezuela (APV) en los últimos 50 años, nuestro análisis se basa en la aplicación del plan sobre  la reforma del Estado e incremento de la capacidad de Gobierno (1999-2014), como política pública para modernizar la APV, dando como resultado las siguientes consideraciones enmarcadas en: la agenda, formulación, implantación y evaluación de la reforma de la APV, y un marco referencial sobre la aplicación del modelo y la realidad actual en la prestación de servicios al ciudadano.

 

 

Plan para la reforma del Estado e incremento de la capacidad de Gobierno (1998-2012)

 

 

 

Plan para la reforma del Estado e incremento de la capacidad de Gobierno (1998-2012)

 

 

Plan para la reforma del Estado e incremento de la capacidad de Gobierno (1998-2012)

 

Plan para la reforma del Estado e incremento de la capacidad de Gobierno (1998-2012)

( * ) Fuente: Gobierno Electrónico de la APN. Centro Nacional de Tecnologías de la Información, Edición. MPPCTI. 2011 . Elaboración propia (2015)

 

 

 

En base a la revisión del programa y acciones realizadas por el Gobierno Nacional, para incrementar la capacidad de gobierno con una política de descentralización de competencias nacionales a los niveles regionales, locales y entes públicos como fase inicial de la reforma del Estado, dejo establecido una cultura de servicios al ciudadano, cuyo aporte principal es la participación directa entre la administración pública y la sociedad civil organizada.

 

En el ámbito de las competencias desconcentradas y descentralizadas a los gobiernos regionales, locales y entes públicos describiremos a continuación las de mayor relevancia son:

 

  • Educación: Básica (1 a 6 grado) Media (7 a 9 grado) Diversificada (10 y 11 grado) – Nivel Regional. Guarderías y Preescolar – Nivel Municipal.

  • Salud: Nivel Primario, Nivel Secundario y red de Hospitales de Especialidades – Nivel Regional. Los Niveles regionales, han descentralizado los servicios de salud preventiva a los niveles locales (Clínicas móviles, atención de respuestas inmediatas, ambulatorios Tipo I y II)

  • Seguridad Ciudadana: La Policía Nacional actúa a nivel Central y con delegaciones regionales especializadas. Los Gobiernos regionales tienen su órgano de policía regional, y los Gobiernos municipales poseen sus órganos policiales. A nivel nacional existe centro de atención al ciudadano a través del código telefónico 171. Actualmente se realiza cambio por el código 911.

Desarrollo Social: El Gobierno Nacional ha creado un número importante de Misiones Sociales que a través de subsidios directos que han mejorado los niveles socioeconómicos de las poblaciones más vulnerables, tales como:

  • Misión Madres del Barrio (apoyo a madres solteras de bajos recursos con guarderías)

  • Misión Barrio Adentro Deportivo (Incentivo de la práctica deportiva en las comunidades)

  • Misión Barrio Adentro Salud (atención de salud preventiva en los barrios pobres)

  • Misión Adulto Mayor (Atención geriátrica en las comunidades de bajos recursos)

  • Misión Milagro (diagnóstico y cirugía oftalmológica y entrega de lentes gratuitos)

  • Misión Negra Hipólita (Atención a los indigentes y pobreza extrema con refugios)

  • Misión Rivas (Educación para el trabajo para jóvenes desocupados con una beca)

  • Misión Sucre (Educación por parasistemas para jóvenes y adultos sin bachillerato)

  • Misión Venezuela libre de Drogas (Atención primaria y especializada a consumidores)

  • Misión a Toda vida Venezuela (Fortalecimiento de infraestructura de seguridad ciudadana)

  • Misión Vivienda Venezuela( Entrega de viviendas gratuitas a los ciudadanos de bajos y medianos ingresos, se ejecuta mancomunado con los gobiernos regionales y locales)

  • Misión Ahorro Energético (Sustitución de bombillas incandescentes por eficientes, incentivo de descuentos a facturas eléctricas por consumo eficiente, sustitución de equipos electrodomésticos obsoletos por eficientes bajo subsidio del Estado)

  • Misión Nevado (atención a los animales en situación de abandono y mascotas )

  • Misión Alegría ( Programas de atención cultural a las comunidades de bajos recursos)

  • Misión Canaima ( Dotación de computadores a los alumnos de educación Básica y diversificada)

 

  • Seguridad Social: el Gobierno Nacional a través  del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) ejecuta una política pública de justicia social a través de sincerar la asignación de las pensiones del seguro social a las personas mayores, discapacitadas, oficios domésticos e iniciativa propia que han trabajado en los distintos oficios y con diferentes patronos que no han alcanzado el número mínimo de cotizaciones, con la finalidad de que disfruten su pensión mínima obligatoria y los servicios de atención médica y farmacia de la red hospitalaria del IVSS.

 

En resumen podemos observar como la Administración Publica Nacional ha incentivado la acción de descentralización de competencias y ha generado programas sociales que su razón de ser, es acercar las acciones de gobierno al ciudadano, quienes a su vez evalúan permanentemente la prestación de estos servicios y proyectos(misiones) en sus comunidades, tanto para respaldar o reclamar el cumplimiento de las mismos ante la Administración Local, Regional y Nacional, fortaleciendo de esta manera la gestión pública.

 

Para concluir este análisis, es importante resaltar que el fortalecimiento de las capacidades de Gobierno, se concretan en la forma de organizarse y administrar la gestión pública, en nuestro caso particular en Venezuela se vivió ese momento como se describió anteriormente, donde su etapa más relevante e importante fue entre 1999 y 2006. Esa se caracterizó por una dinámica social muy intensa, conflictos con las clases económicas dominantes (Golpe de Estado fallido 2002) ajustes en la economía global, y un incremento de la renta petrolera, que potencio una política pública de orden social, cuyo objetivo fue el cierre de brechas e inclusión de los más vulnerables a los beneficios sociales universales, disminución de la pobreza y un intento tímido de fortalecer la economía productiva con la intervención del Estado.

 

 

CONSIDERACIONES FINALES Y CONCLUSIONES.

 

En Venezuela durante su periodo democrático ha experimentado una serie de reformas administrativas cuya finalidad ha sido fortalecer las instituciones del Estado, las cuales deberían garantizarles a los ciudadanos venezolanos sus garantías y derechos universales. Obviamente ningún Gobernante contradiría en sus promesas electorales o ejerciendo las funciones ejecutivas de la Administración Publica, la premisa de gestionar lo publico en beneficio de sus ciudadanos, pero la realidad que se ha observado en los últimos 50 años nos deja unas reflexiones a exponer más adelante  con un sentido técnico, académico, político y sobre todo de ciudadano de a pie, criado y educado en los conceptos de un país democrático, abierto, tolerante, culturalmente diverso y con una geografía privilegiada para cultivar el progreso y la justicia social que todos los venezolanos se merecen, y que hasta el presente no se ha podido alcanzar de manera definitiva.

 

  • Independientemente de las debilidades y críticas que se hayan identificado en los procesos de descentralización de los años 90 y la agenda para fortalecer las capacidades de Gobierno (1999-2006) ajustando la APV a nuevos principios y formas de organizarse; se pudo observar que la restructuración realizada en cada uno de los niveles de gobierno – nacional, regional y local - produjo un cambio estructural  en la manera de gestionar lo público, dando mayor participación a la sociedad civil en la formulación y control de las políticas públicas, dándole un carácter más democrático a la acción gubernamental. Hecho que se puede contrastar revisando los presupuestos participativos, contraloría social y políticas publicas generadas en las mesas de trabajo y consejos de planificación pública local y regional.

 

  • La Administración Pública Venezolana (APV) en base a los modelos descritos en este trabajo ha sufrido tres cambios significativos desde el punto de vista evolutivo de la gestión pública, marcados por la agenda económica y política en los últimos 50 años de historia democrática del país. También hemos descrito un cuarto modelo que está generando una distorsión sobre los avances alcanzados en la modernización y descentralización de la APV. Este modelo Autocrático (2013-actualidad) donde la figura presidencial mediante una Ley habilitante es facultado por la Asamblea Nacional (poder legislativo) a transformar la administración pública, y cuestionar algunos procesos de descentralización de competencias, ejecutando recentralizaciones y  Desconcentrado actividades propias de las regiones y alcaldía, en órganos del Gobierno central, basándose en parte por contralorías sociales afectas políticamente al Gobierno, este hecho de asumir una posición parcializada, ya deja entre ver la debilidad de las instituciones frente al poder ejecutivo. Paradójicamente no abandona los procesos de modernización de los entes del estado, así como la simplificación de los trámites administrativos para prestar mejor servicios públicos. Por último, y como lo más relevante, es la agenda populista donde promete mantener todos los proyectos sociales del gobierno sin ajustes, ni recortes presupuestarios a pesar de la caída de los ingresos petroleros, forzando a la AP a seguir parámetros contrarios a sus principios de eficiencia y eficacia -sin perjuicio de mantener políticas sociales justas- por criterios políticos-populistas del gobierno de turno, que terminen por endeudar al Estado, hasta un nivel irrecuperable al corto y mediano plazo.

 

  • A pesar de los grandes esfuerzos en mejorar los servicios de Salud, Educación y Seguridad ciudadana en el periodo 1994 - 2008 mediante la descentralización de las competencias a las gobiernos regionales y locales, y cuyos servicios mejoraron sustancialmente a nivel de servicios a los ciudadanos. Se observó un estancamiento en las políticas públicas del Gobierno Nacional hacia los gobiernos regionales y locales para fortalecer las competencias en esos sectores durante los años 2009-2012.

 

  • La aplicación de los proyectos de intervención social (misiones) tuvieron su razón de ser muy valiosa, en los momentos iniciales del gobierno de la llamada “Revolución Democrática” dado que su implantación y penetración en las comunidades más vulnerables fue efectiva. En el periodo 2004-2010 hubo una revisión, evaluación y reimpulso de las mismas, dándole carácter desconcentrado con los gobiernos regionales y locales.  En la mayoría de los casos, estos proyectos sociales han pasado a ser políticas públicas de desarrollo social, quedando alguna misiones como instrumentos políticos del gobierno nacional, lo cual distorsiona su idea original.

 

  • El gobierno actual ha incrementado la politización en los órganos de la Administración Publica, perjudicando su carácter institucional e imparcial como administradora del Estado.

 

  • En base a la prestación de servicios públicos por parte de la administración publica en Venezuela, se evidencia que los gobiernos municipales y/o locales realizan de manera activa sus competencias (Ordenamiento urbano, Aseo urbano y medio ambiente, transporte público, Impuesto locales, Incentivo a las empresas, salud preventiva y educación) a pesar de sufrir algunas limitaciones de orden politico-economicos.  Los Gobiernos Regionales han experimentado bajas en la calidad de los servicios de salud, por tener restricciones en el manejo por privados los servicios administrativos, farmacias y especialistas. En Materia de seguridad ciudadana, se han incluido en el plan de patrullaje inteligente promovido por el Gobierno Nacional (sistemas de cámaras, sistemas satelitales de comunicaciones y dotación de equipos de transporte) pero existen limitaciones presupuestarias para poder mejorar las condiciones socioeconómicas de los funcionarios policiales. A nivel de Educación, en los últimos tres años (2012-2015) se ha incrementado el número de planteles con deficiencias en su planta física y dotaciones.

 

  • Finalmente, lo importante es entender que las políticas públicas que implementan la APV son producto de una acción conjunta entre ciudadanos y gobernantes, pero estos últimos son los que toman las decisiones y dirigen la gestión gubernamental. En este sentido, esa relación ha dado su carácter democrático al Estado; obviamente, los gobiernos de turnos están siendo evaluados permanentemente por las instituciones del poder ciudadano (contralorías, defensoría del pueblo y asambleas de ciudadanos) quienes juzgaran, si las políticas públicas están siendo efectivas y satisfacen las expectativas del pueblo. No olvidemos que las sociedades son cambiantes, que sus ciudadanos cada vez más educados políticamente, enjuician las gestiones de gobierno a través de manifestaciones sociales y procesos electorales para ratificar o revocar a sus gobernantes. No existe gobierno perfecto, pero no debe existir gobiernos de doble discursos y moral que afecten los intereses del Estado y haga perder la confianza de sus ciudadanos en los órganos que lo conforman y administran la gestión pública.  

 

BIBLIOGRAFIA Y WEBGRAFIA CONSULTADA.

 

BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO. (1998). Gestionar lo Público en el Umbral del Siglo XXI: Aportaciones de las Ciencias de Gestión a la Reforma del Estado. Ediciones del BID.

BANCO MUNDIAL (1997). “Informe de Indicadores Sociales para América Latina”. BM, N.Y.

BANCO MUNDIAL (1997): El Estado en un mundo en transformación, Washington.D. C., Informe sobre el Desarrollo Mundial.

BRESSER PEREIRA, LUIZ CARLOS Y NURIA CUNILL GRAU (1998): “Entre el Estado y el mercado: lo público no estatal” en Lo público no estatal en la reforma del Estado, CLAD, Buenos Aires, Paidós.

BREWER-CARÍAS, ALLAN R. (2004) La Constitución de 1999. Derecho Constitucional Venezolano, Régimen constitucional relativo a la Administración Pública, Tomo I, Editorial Jurídica Venezolana, Caracas.

CALDERÓN, F., (2002). “La Reforma de la Política. Deliberación y Desarrollo”. ILDIS FRIEDERICH EBERT STIFTUN, FES. Ed. Nueva Sociedad. Bolivia.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (CRBV)

CLAD (1998). “La Nueva Gestión Pública para América Latina”. Consejo Científico del CLAD. Caracas.

COPRE (1988). “La Reforma del Estado” Vol. 1 Ed. COPRE, Caracas.

COPRE (1992). “La Descentralización y desconcentración del estado, como logro del proyecto de Modernización de las gestiones públicas en Gobernaciones y Alcaldías” Vol. 1 Ed. COPRE, Caracas.

CUNILL, N., (1997). “Repensando lo público a través de la sociedad. Nuevas formas de gestión pública y representación social” CLAD. Ed. Nueva Sociedad, Caracas.

KELLY, J. (1983). “Las Empresas del Estado: del lugar común al sentido común”. Ed. IESA, Caracas.

LEY ORGANICA DE LA ADMINISTRACION PUBLICA, Gaceta Oficial N° 37.305 de fecha 17 de octubre de 2001

LEONARD WHITE, Introduction to the Study of Public Administration, citado por Beauregard González, La administración pública norteamericana. Origen, crítica y crisis, México, Fontamara, 1987, p. 50

NIGRO, FÉLIX A. Y NIGRO LLOYD G,(1981) Administración Publica Moderna. INAP, Madrid.

OCHOA, HAYDEÉ, CÓRDOVA, EDGAR, LEAL GLECCY.(2000). “Participación y Descentralización en Venezuela” en Convergencia Revista de Ciencias Sociales Universidad Autónoma del Estado de México. Año 7 Nume.21 enero-abril.

OLÍAS DE LIMA, BLANCA. (2014) Material didáctico presentado en la catedra: Gobierno y Administración: Tendencias Actuales. UCM. Madrid.

ORGANIZACIÓN PARA LA COOPERACION Y DESARROLLO ECONOMICO – ODCE (1997) La transformación de la gestión pública. Las reformas en los países de la ODCE. Madrid.

OSBORNE, DAVID Y GAEBLER TED (1999) La Reinvención del Gobierno. La Influencia del Espíritu

Empresarial en El Sector Público.

 

ORMOND Y LÖFFLER (1999).”Nueva Gerencia Pública ¿qué tomar y qué dejar?. En Revista del CLAD,

Reforma y Democracia, nro.13. Caracas, Venezuela

 

OSZLAK, OSCAR (1999): “De menor a mejor. El desafío de la segunda reforma del Estado” en revista Nueva Sociedad, n° 160, Caracas.

OTTO MAYER (1986) Derecho Administrativo Alemán, Vol.1 p. 26, citado por Omar Guerrero, La Teoría de la Administración Publica, edit. HARLAS, México.

PARRADO, SALVADOR. COLINO, CESAR Y OLMEDA, JOSÉ A. (2013) Gobiernos y Administraciones Publicas en Perspectivas Comparadas. Tirant lo Blanch. Valencia.

RAMIO MATAS, CARLOS.(2001) Los problemas de la implantación de la nueva gestión pública en las administraciones publicas latinas: Modelo de Estado y Cultura Institucional, Revista del CLAD: Reforma y Democracia, nr. 21, Caracas, Venezuela.

SUBIRATS, J., KNOEPFEL, P., LARRUE, C., VARONE, F. (2008): Análisis y gestión de políticas públicas, Ariel, Barcelona 

WILLIAMSON, J. (2003): "No hay consenso. Reseña sobre el Consenso de Washington y sugerencias sobre los pasos a dar", Finanzas y Desarrollo, Fondo Monetario Internacional, Washington.

 

WEBGRAFIA

Gobierno Electrónico de la APN. Centro Nacional de Tecnologías de la Información. Edición. MPPCTI. 2011. www.gobiernoenlinea.gob.ve   

SELA (2004). “El Buen gobierno y el fortalecimiento de la sociedad civil: nota desde la perspectiva Latinoamericana”. Secretaría Permanente, Caracas, Venezuela. http/lanic.utexas.edu/_sela (fecha de consulta 15-01-2015)

Tribunal Supremo de Justicia (2002), Colección de Estudios Jurídicos, Caracas Venezuela. www.tsj.gob.ve (fecha de consulta: 15-12-2014)

 

.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts
Please reload